fbpx

Kobido – El masaje japonés milenario

Empezaré hablando de la niñita de mis ojos, ¿os suena la palabra Kobido?

Significa en japonés masaje de la juventud o antiguo camino de la belleza. Te adelanto que soy una enamorada de las técnicas de masaje facial y entre ellas se encuentra el lifting japonés.

Índice

¿Qué es el Kobido?

Es una técnica de masaje manual para el rostro de origen oriental de gran tradición milenaria utilizada por los samuráis para recuperar el nivel físico, energético y mental y posteriormente utilizado por las emperatrices de la época para resaltar y mantener su belleza.

El kobido tiene una historia tan fascinante que he decidido crear un artículo en este mismo blog para contarla. Vale la pena echar un vistazo. Os prometo un viaje increíble que empieza en la China a 2500 años antes de la era cristiana, pasando por el Japón feudal de los samuráis y las familias imperiales japonesas del siglo XV, llegando hasta nuestros días.

Podéis encontrar el artículo haciendo click aquí.

Kobido – El masaje japonés milenario

¿Cómo funciona el Kobido?

Combinando movimientos, estimulando la musculatura profunda de la cara (un día te explicaré su importancia) con otros más superficiales que estimulan el sistema nervioso, circulación etc.… se obtienen unos resultados espectaculares, recuperando la firmeza y luminosidad.

Se puede realizar como tratamiento único para estar divina un día en especial, puesto que los resultados son inmediatos o bien pautar una serie durante 1 mes, por ejemplo: 2 veces a la semana y así conseguir resultados a largo plazo.

Beneficios del Kobido

El Kobido permite obtener unos resultados estéticos y al mismo tiempo una sensación de bienestar y relax general

Se estimula la circulación sanguínea y linfática, los músculos se descontracturan y tonifican. La piel aparece drenada por lo que favorece la eliminación de toxinas, la estimulación generada aumenta la producción de colágeno. El Kobido también proporciona los siguientes beneficios:

Relajación

Libera la tensión bloqueada en los músculos faciales y del cuello promoviendo un balance energético en todo el cuerpo.

Mejora la piel

Recupera el tono, la luminosidad y la hidratación de la piel. También realza la belleza y mejora el aspecto general del rostro, dándole un aspecto saludable y una sensación fresca y juvenil.

Mejora la circulación

Estimula el metabolismo celular, haciendo que la piel se renueve más rápidamente. Mejora la circulación sanguínea y el flujo linfático, aportando más nutrientes a la piel.

Alivia los dolores

La combinación de las técnicas energizantes, delicadas y sensibles de Kobido, aplicadas de forma sutil, rápida y rítmica, induce un gran efecto de relajación.

Evita la flacidez facial

Reduce (y previene) gradualmente las arrugas, la flacidez y las imperfecciones de la piel. Elimina toxinas, impurezas y células muertas de la piel, previniendo el envejecimiento de los tejidos.

Conclusión

Esta técnica de masaje facial te permite mejorar tu aspecto del rostro en general recuperando la juventud de tu piel realizando un lifting inmediato de manera natural sin que sea un tratamiento molesto e invasivo.

Te animo a probarlo, seguro que te encantará.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
1 Comentario
Más antiguo
El mas nuevo Más votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Pedro Sanchez
1 año atrás

¡Excelente!

También te
puede interesar

El equinoccio del Otoño y el cuidado de tu piel
Mente y cuerpo
El equinoccio del Otoño y el cuidado de la piel

El verano ha finalizado y con él observamos que nuestra piel pasa de ese bronceado deslumbrante que hemos lucido durante todo el verano y que tanto nos favorece, a una piel apagada y desvitalizada como si nos hubieran caído 10 años encima.

Tipos de Masajes - Orrit Estética
Mente y cuerpo
Tipos y técnicas de masaje

Hay una infinidad de tipos de masajes para todos los gustos. En este artículo te contaremos los más solicitados por el público y nuestras clientes.

Cómo tratar la flacidez facial
Mente y cuerpo
Cómo tratar la flacidez facial

La flacidez facial se hace notar a partir de los 40 años, son varios los factores que contribuyen en su aparición: los cambios de peso, la genética y sobretodo los cuidados que le hemos dedicado los años anteriores.